jueves, 20 de agosto de 2009

FÚTBOL PARA TODOS


La Federación Argentina de Trabajadores de Prensa saludó la decisión de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) de romper los vínculos comerciales que mantenía con Televisión Satelital Codificada y que desde hace 18 años vienen impidiendo a millones de argentinos el libre acceso al desarrollo en directo y por TV de los encuentros disputados por los equipos que dan vida a este popular deporte.

La grosera monopolización de las emisiones en vivo sostenida por una voracidad empresaria nunca vista antes en el deporte argentino; la recompensa insuficiente para los clubes cuyos trabajadores - los futbolistas - son los protagonistas mayores de los espectáculos deportivos, junto con el hartazgo de la gente, condenada a mirar los domingos a los espectadores en las tribunas o un gol después de varias horas o días de haberse producido, de ninguna manera podían seguir sosteniéndose en el tiempo.

A ello debemos sumar la negación del derecho constitucional de elegir el medio por donde informarse que hasta hoy tenía la gente. El fútbol es un acontecimiento de la cultura popular que genera pasión y espectáculo. Y los sucesos de esta magnitud no podían seguir siendo acaparados por un monopolio, a costa de la bronca extendida de los argentinos.

No en vano la ruptura del contrato leonino que vinculaba a la AFA con TSC fue por decisión unánime y presenciada por 102 dirigentes.

Ya llegará el tiempo en que esos mismos dirigentes tendrán que dar explicaciones sobre la naturaleza y extensión de acuerdos anteriores y demostrar que efectivamente los eventuales contratos que puedan firmarse, reserven la cabeza del león para los clubes y no la cola del ratón, como ocurrió hasta la fecha. Seguramente para ello los dirigentes de la AFA tendrán que involucrarse más en la tarea de conducir, auditar, participar y opinar.

Mientras tanto, desde la organización nacional que nuclea a los trabajadores de prensa de la Argentina, saludamos la ruptura de un contrato agobiante, cuyos términos venían afectando directamente a los que en forma mayoritaria disfrutan en nuestro país del fútbol como espectáculo.



Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN)

Afiliada a la Federación Internacional de Periodistas (FIP)


José Insaurralde Gustavo Granero

Secretario adjunto Secretario general>

1 comentario:

marrett dijo...

También me alegra que se haya terminado semejante aberración.
No deja de producirme cierta contradicción el hecho de que quién terminara con todo esto tan bochornoso fuera Grondona, el mismo que le armó el negocio al Grupo Clarín, que en última instancia es el dueño de todas esas siglas que dan vueltas y que dicen poco... o no dicen la verdad abiertamente y hace que tal vez buena parte del público no asocie una cosa con la otra.
Como dice el comunicado, luego habrá que ver qué explicaciones dan los dirigentes del fútbol que avalaron tantos años de contratos leoninos. Habría que exigirlo, no esperarlo...
Todo el nerviosismo y la furia que el Grupo Clarín demuestra en los últimos tiempos se debe fundamentalmente a dos cosas: el proyecto de ley de Medios Audiovisuales, que le recortaría buena parte de la enorme cantidad de medios que posee... y ahora por verse de pronto sin la parte más suculenta de la torta: el fútbol.
El negocio que Grondona generó para Clarín hizo que este grupo creciera como creció, y la pérdida de este negocio representa para el grupo de Ernestina Herrera de Noble el 33% del total de su facturación. Impresionante, ¿no?
Motivos no le faltan para estar alterada a doña Ernestina y su gente. Lo que realmente me molesta es ver a periodistas defendiendo lo indefendible, siendo más energúmenos aún que el propio grupo en sí... como sobreactuando para ganarse una caricia en el lomo de sus patrones. Son esos mismos periodistas autodeclarados "independientes" y que se los vende como "serios" y que, mal o bien, tienen una carrera ya hecha y que podrían negarse a hacer lo que no quieren hacer. Uno de ellos, que en cierta forma me defraudó... o terminó de defraudarme hace pocos días, es Ernesto Tenembaum.

Tampoco debemos olvidar la censura a blogs y a la publicación de videos en sitios como Youtube, por ejemplo...

Ahora sabemos mejor qué es lo que le pasa a Clarín.