lunes, 3 de agosto de 2009

“Dialogando” con Biolcati

Por Ricardo Moura. Buenos Aires, 2 de Agosto de 2009.

Prendo la tele y ahí está el Presidente de la Rural, hablando con una voz tan áspera que me recuerda la de un General alcoholizado que ojalá no descanse en paz...

Y bueno... mis vecinos ya estarán acostumbrados a oírme hablando "con" la tele... así que me vas a oír, Biolcati.

Dice:



—Cuántas cosas pasaron este año... Una de las peores sequías de los últimos cien años... La crisis, que paralizó la economía del planeta... Epidemias por imprevisión;

—¿Eh? ¿Cuál fue "por imprevisión"?

—y epidemias imprevisibles...

—Menos mal, reconoce algo que no fue culpa del Gobierno...

—Y un predador insaciable: el Estado.

—¡Ah, caray, te pasaste, ¿no?! ¿Esto es lo que "La Nación" llama "moderadamente crítico"?

—El Estado, que lejos de comenzar a diseñar una política agropecuaria coherente fue insensible ante el drama de muchos productores arruinados y sin saber qué hacer.

—¿Productores "arruinados"? ¿Cuáles?

—Y sin embargo aquí estamos, en otra muestra de nuestro irrevocable compromiso con el futuro.

—De SU futuro, claro.

—En Diciembre del 2008 nuestra Institución se impuso algunos desafíos...

—Pagar menos impuestos, nada de retenciones a la soja, trabajar para que el Gobierno no pueda gobernar ni termine airosamente su mandato...

—Nos propusimos un involucramiento concreto y activo en la política,

—Eso no se lo propusieron en Diciembre sino en Marzo, cuando lanzaron la feroz ofensiva anti-Gobierno.

—... aumentando la participación del sector agropecuario en los cuerpos legislativos.

—Verdad: "Apretaron" legisladores a granel.

—Y el campo fue protagonista de estas elecciones participando con candidatos, fiscales y sobre todo, con propuestas.

—Bajar retenciones, ¿algo más?

—El 28 de Junio la gente votó por esas propuestas.

—Hmm... ¿seguro?

—Doce millones de argentinos dejaron en las urnas un mensaje claro.

—Es decir, treinta por ciento.

—En este multitudinario encuentro, más de mil productores de todo el país...

—Mil, entre trescientos mil, no es mucho, ¿no?

—... pudieron exponer los problemas, y repasar las propuestas y las necesidades que el campo debe resolver.

—Lo que quieren es que el Gobierno se las resuelva, no cobrándoles y encima subsidiando.

—También pretendimos en estos meses: robustecer nuestro vínculo con la sociedad. Y que la opinión pública comprenda que el campo es el motor de la economía y el poderoso escudo protector de la Argentina frente a cualquier crisis.

—Querrás decir convencernos, que NO es lo mismo que "comprender".

—Nuestras propuestas encontraron un apoyo mayoritario y decidido en la sociedad.

—¿No se entendió? Treinta por ciento NO es "mayoritario".

—MUCHAS COSAS PASARON ESTE AÑO... PERO CONTINUAMOS CULTIVANDO EL SUELO. Y TAMBIÉN CULTIVANDO EL DIÁLOGO,

(Nota: párrafos en mayúsculas originales, según "La Nación".)

—Y a los que cultivan el maltrato hacia el campo y sus productores les decimos que el campo argentino ha dejado de ser la mansa vaca lechera, que se deja ordeñar para cubrir el costo de la ineficiencia y de las políticas equivocadas.

—Uy... ¿Cuándo lo fueron? ¿Cuando impulsaban golpes militares o institucionales contra CUALQUIER gobierno que no les dijera "sí" a todo?

—Pero continuamos cultivando el diálogo, e intentando reconstruir la confianza.

—Creo que lo único que quieren "cultivar" es ¡soja!

—Seguiremos dialogando como lo hicimos ayer... Como lo haremos siempre ...

—Claro que "como lo hacen siempre": no aceptando más que sí por respuesta, y si la respuesta es sí yendo a por más.

—Cuando el Campo dice Patria es porque: SIRVE a la Patria y LE SIRVE a la Patria. A la Patria y a la totalidad de sus hombres y mujeres.

—"Chupate esa mandarina", como diría mi abuelito.

—Esa palabra, PATRIA hay que saber pronunciarla. Desde su raíz: "PATRIA" es al mismo tiempo padre, origen y tierra.

—Cómo se ve, que le escribieron el discurso...

—PATRIA es la tierra paterna,

—Eso sí que sí: sobre todo, la que heredaron de quienes, como ese Martínez de Hoz que tanto acaban de elogiar, a su vez la recibieron de regalo tras haber expulsado (aniquilado, asesinado) a los verdaderos dueños ...

—... padre y madre de todos los que en ella nacimos o fuimos adoptados por ella.

—O se la apropiaron, —con símbolos y todo—.

—La PATRIA nos define, nos da el ser y modela una identidad con la cual podemos confrontar el presente y delinear el futuro.

—El "Ser Nacional" querés decir, ¿verdad?

—QUÉ SÍMBOLO TAN SIMPLE, Y QUÉ LEJOS ESTÁ DE TANTAS MEZQUINDADES COTIDIANAS.

—¡Eso mismo digo!

—Pienso en Manuel Belgrano, en José de San Martín, en Domingo Faustino Sarmiento, en Juan Bautista Alberdi.

—No te atreverás a creerte como ellos, espero...

—Hombres que le dieron a la PATRIA todo, sin pedirle nada.

—¡Al revés, que ustedes!

—Hombres que fundaron y construyeron esta Nación sin necesitar superpoderes. Que murieron en la dignidad de su pobreza.

—¿No digo, que al revés que ustedes, que viven y morirán en la obscenidad de su riqueza ?

—... sin tener que presentar declaraciones juradas.

—¡Ah, eso es lo que les gustaría, no tener que rendir cuentas ni pagar... ¡Ésa era "Patria", no había AFIP, ni Oncca!

—PIENSO EN ELLOS Y ME AVERGÜENZO.

—¡Y bien que hacés! ¡Vergüenza te debería dar ser TAN distinto!

—¡Cómo hemos desvirtuado el significado de la palabra Patria!

—¡EXACTO!

—Qué profunda autocrítica debemos hacer los hombres y las instituciones argentinas.

—Ustedes sí que la tendrían que hacer, pero parece que de eso, nada, sino más bien todo lo contrario.

—"LA PATRIA ES DICHA, DOLOR Y CIELO DE TODOS; Y NO FEUDO DE NADIE", sentenció Martí.

—Pero ustedes ni se enteran todavía... Y pregunto: Un cubano revolucionario, en tu boca... ¿no es casi una blasfemia?

—Porque el futuro de una Nación que todavía anda buscando definir su identidad, depende de que entre todos sanemos sus heridas y construyamos un proyecto que permita a sus habitantes, sin exclusión, vivir con dignidad.

—Y lo dicen ustedes, que pelean por sus privilegios
EXCLUSIVOS (en ambos sentidos —y que los demás se jodan—.)...

—Quien diga PATRIA y repita el vocablo, sin embriagarse de su contenido, sin ser atravesado por su significado, convertirá la palabra más trascendente, en el sonido más insignificante y vacío.

—Otra vez: EXACTO. Pucha, que al final resulta que coincido en mucho...

—La PATRIA se lleva con uno, a todas partes.

—Sobre todo, las ganancias —a paraísos fiscales—, ¿no es verdad?

—La PATRIA se añora, se anhela, se goza.

—¡Claro que la gozan!

—A VECES LA PATRIA SE SUEÑA, Y OTRAS, LA PATRIA SE LLORA.

—Lo cantó Don Ata: Las penas son de nosotros, las vaquitas...

—A la PATRIA hay que sentirla y honrarla, todos los días, con gestos solidarios.

—¡Qué caradura, hablar de "gestos solidarios"...

—Con la jubilosa prepotencia del trabajo...

—¿Uh?

—Con esa voluntad creadora que convierte: El metal, en herramienta... La madera en mueble... El cemento en vivienda... El papel en información... Los frutos en alimento... La lana y el algodón en abrigo... El trigo en pan...

—Lo que hacen los que laburan, que si fuera por ustedes...

—Por eso, CUANDO EL CAMPO DICE PATRIA sigue trabajando.

—Haciendo trabajar —de sol a sol— a los peones, en negro y por miserias, querrás decir, ¿verdad?

—CUANDO EL CAMPO DICE PATRIA está diciendo: federalismo, pueblos que progresan, familias que mejoran su calidad de vida.

—Familias oligárquicas, no me cabe duda...

—CUANDO EL CAMPO DICE PATRIA está imaginando ser el protagonista de un verdadero desafío histórico. Un proyecto agroindustrial que:

—Les dé aún más "rentabilidad"...

—haga crecer la producción a niveles nunca alcanzados,

—¿No digo? Así ganan mucho más.

—... desarrolle las economías regionales, y las convierta en las principales abastecedoras de los mercados mundiales,

—Y los argentinos "si quieren lomo que lo paguen ochenta pesos" como los europeos que sí son buenos clientes...

—... genere miles de puestos de trabajo

—¿Miles? Hacen falta millones, y ustedes, para la soja, no necesitan casi a nadie.

—... y un mayor bienestar para todos los argentinos.

—Ya no hables más de "todos", que bien sabemos que lo único que les interesa es ganar más con la soja que no consumimos, para sembrar la cual recortan lo que sí comemos y necesitamos, encima provocando erosión de la tierra que sí debería ser "de todos".

—CUANDO EL CAMPO DICE PATRIA piensa con nostalgia en aquel magnífico granero del mundo...

—¡Aaah... Ahí te sinceraste! Claro, al "modelo" de 1880 es que les gustaría volver. ¿O no?

—capaz de alimentar a la humanidad entera,

—A "la humanidad" que pueda pagar caro, porque con los chicos desnutridos en el propio país que se arregle el Gobierno, la Iglesia o almas caritativas, ¿no?

—... hoy convertido en presa de la voracidad fiscal y la falta de políticas adecuadas.

—"Políticas adecuadas" como cero retenciones, menos impuestos y más subsidios para ustedes, a cambio de desfinanciamiento del Estado, con menos educación y salud pública para los demás, se entiende. ¿No?

—CUANDO EL CAMPO DICE PATRIA reclama por el trigo y dice: pan.

—NO: dice trigo para exportar, no les importa cuánto aumente el pan —o, mejor dicho, sí, que aumente mucho, así ustedes y sus socios ganan más por ambos lados—.

—Reclama por los tambos que se cierran y está diciendo: leche.

—También, mejor para exportar, que genera más ganancias...

—Reclama por la ganadería y dice: "carne argentina", exportación, divisas.

—Ahora sí. A confesión de parte...

—En muchos años no ha existido un solo plan tendiente a aumentar la producción agroindustrial.

—¿Cómo que no? ¡El de Krchner! Y funcionó, aumentaron la producción y el superávit, y nos fue mejor a todos, pero especialmente a ustedes.

—Mientras los países vecinos promueven el desarrollo de sus fábricas de alimentos, hacen crecer su stock ganadero y la presencia de su carne es una realidad en todos los mercados del mundo...

—¡Mentiras! Mentiras o verdades a medias, que son, de las mentiras, las peores.

—En Argentina celebraremos el Bicentenario importando carne, trigo y leche.

—¿Te lo dijo Carrió, siempre tan "acertada" en sus vaticinios catastróficos?

—QUIEN DICE PATRIA HOY reflexiona abrumado por la gigantesca empresa que significa redimir el sentido de esa palabra. Volver a mirarnos a los ojos entre todos los hijos de esta tierra. Decir PATRIA sin avergonzarnos porque un hermano nuestro está enfermo de pobreza o no tiene qué comer.

—Eso digo yo: ¿NO LES DA VERGÜENZA?

—Es entonces el momento en que el rostro de la PATRIA nos muestra su perfil más amargo y desolado. QUIERO HABLAR DE ELLO..... QUIERO HABLAR DE LA POBREZA... Me pregunto: ¿Por qué el 27% de los argentinos padece hambre? ¿Por qué hay familias que revuelven los tachos de basura en busca de comida? ¿Por qué?

—¡Porque ustedes, los que tienen plata, NO QUIEREN CONTRIBUIR PAGANDO IMPUESTOS!

—Si el campo argentino es una enorme fabrica de alimentos. ¿Por qué?

—¿No me oíste? ¡Porque se lo quedan todo ustedes!

—Si el campo entregó en estos últimos siete años casi treinta mil millones de dólares que iban a aplicarse en planes sociales y programas asistenciales, ¿DÓNDE HA IDO A PARAR TANTO DINERO?

—Lea, maestro, lea CUÁNTO ha gastado y gasta el Gobierno en todo tipo de obras y pago de deudas que ustedes hicieron, NO nosotros... Pero quieren endeudarnos más, porque, claro, también son la "Patria Financiera" además de la Sojera, lechera y ganadera.

—EL CAMPO TIENE UN PROGRAMA PARA TERMINAR CON LA POBREZA

—¿Prohibirla? ¿Meter presos a cartoneros e indigentes que protestan, como quiere Macri, aliado tuyo?

—Un programa creado y desarrollado por las cuatro entidades de la "Mesa de Enlace".

—Uy, no, no, esto ES DEMASIADO, mejor me lo salto, ya puedo imaginar...

Ricardo Moura.

3 comentarios:

Webmaster dijo...

Muy bueno me pareció excelente
Un saludo

Eva Row dijo...

Muy divertido, un ejercicio muy saludable, para mantener las arterias destapadas...me gustó.

Clari. dijo...

Genial. Que bueno que haya gente así de linda en el planeta. No podemos dejar de opinar, tenemos que unirnos.