martes, 2 de febrero de 2010

Compendio para explicarle la realidad Argentina a un progresista anti-kirchnerista (de buena fe)


Respecto de los propios:
Por un lado tenemos un “estilo de gobierno” del que se puede decir constituye una estrategia.
Es la de analizar y decidir de manera ejecutiva, no generando anuncios porque así se evita la anticipación de reacciones que podrían anular o disminuir la eficacidad de las medidas tomadas. Este método tiene su justificación a partir de un esquema económico especulativo, al que se suma desde hace un tiempo un contexto político “desgastante”.

Es el trabajo de la famosa Mesa Chica, “doble cerebro” (porque no se trata de doble conducción) o de la inteligencia de nuestra presidenta (según los casos todas estas opciones se presentaron).

Ya en el 2004 había gente que se preguntaba “pero este Kirchner ¿quién es?, ¿es tan bueno como parece?, ¿cual es su verdadero proyecto?
Todo quedó sin respuesta, salvo la realidad de lo que se hacía. Sin conferencias de prensa, sin participación en el debate, con un llamado a la transversalidad que significaba “apoyen” (o “síganme”). El “estilo” de entender la construcción política de muchos de nosotros no es esa y es en parte por eso que la transversalidad fracasó.

Por otro lado, ya en el 2007, NK se plantaba diciendo: “OK pero, ¿qué poder real aportás/construís vos?”. Es el famoso “muchos caciques, pero pocos indios…”
Entretanto gobernaba, y muy bien, y no se podía más que apoyar, o condicionar votando a Pino. No hay por qué asombrarse con esto, ya que en 2007 el Pino no era lo mismo que en 2009, o no lo mostraba. Además ya habíamos pasado por esto en 1973 con “Vote a Perón por Izquierda, Vote FIP” (tampoco se podía anticipar la futura complacencia del colorado Ramos con el lopezreguismo)

NK, político al fin, se dijo que la estructura del PJ le garantizaba más que la transversalidad.
No se puede creer que lo hizo por peronacho o que no conociera las mañas del PJ, pero había que construir política con la materia prima de la que se dispone.
No le escuché cantar mucho la marchita hasta aquel entonces…

Uno no tenía obligación de optar, uno no es gobierno, ni siquiera político (en sentido estricto y partidocrático). A uno le gusta o no le gusta, es lo que uno quisiera o no, nos gustaría más así que asá. En todo caso no lleva a consecuencia más que generar opinión en los conciudadanos (militancia más, militancia menos) y luego “un voto”.

Mientras tanto: “Ellos Hacen”, y si uno apoya: “Nosotros Hacemos”. Ahí nomás.
Somos peronistas, trotskistas, radicales, socialistas, anarquistas, cristianos, comunistas, y dóblese todo esto con “ex-“, mas algunos muchos que no son nada (solo, quizás, sensatos).
O sea kirchneristas con mayúscula o minúscula, por decirlo de algún modo.
Estuvimos en el bailongo antes y lo estaremos después…

Respecto de los ajenos:
Al comienzo de los nuevos tiempos y luego del diluvio de 2001 estaban temblando, no decían ni mu con tal que se salieran del infierno.
No es que hubiera habido un milagro, simplemente no tenían espacio y todo el espacio fue Kirchner, o sea el diablo (para ellos) y se vendieron al diablo con tal de salvar los trapos.

Había gorilas, gorilones, gorilitas y medio-pelo (estos últimos, tironeados entre la realidad de sus vidas y las ilusiones creadas por su educación liberal).
Se vieron con sangre en la mano, no, no esa en la que Ud. Piensa…, sangre de tanto golpear las persianas de los bancos, la otra no la ven o no la asumen.

Será por machismo (no sólo masculino) que cuando se planteó “Cristina Presidente” se habrán dicho que estaban frente a una “debilidad”: ¡Hasta aquí llegaron! se exclamaron.
O quizás sólo coincidió con la puesta en obra de una contraofensiva general del Imperio en América Latina…
En todo caso la estrategia de los ajenos es calcada de la de las Revoluciones de Colores (Otpor! sólo fue el capítulo Serbio, el copyright es de la CIA y Carrió es su portaestandarte intelectual y orgánico más cercano)

Qué habían hecho los Kirchner para que generaran tanto rechazo : ¿política de DD.HH.?, ¿afectar algunos intereses económicos de los poderes fácticos? Puede ser.
Lo que es seguro es que gobernaban sin consultarlos a ellos, y no existe peor crimen que creerse soberano.

Entonces ¿qué hacer?, ¿Cómo articular la estrategia del caos en el caso argentino?
Y bien, hay que apoyarse en el zócalo liberal de la sociedad argentina (el hecho maldito del país justo, libre y soberano), utilizar todos los clichés, invalidar toda legitimidad, desacreditar toda acción, aislar al gobierno de la sociedad tratándolo de impulsivo, inconsulto, autoritario y sectario.

Aislar, rodear y aniquilar la nueva experiencia autónoma que se dio en Argentina (como en otros lugares de Latinoamérica).
Combinar 1976 con 1955 en el contexto de 2008, o sea en el plano de las representaciones socio-políticas de diversos sectores de la sociedad argentina vía los medios masivos de desinformación, constituidos en Partido de los Medios y lanzados en una Guerra de Información Sucia..

Las mejores mentiras son las que conllevan una parte de verdad. La conducción restrictiva y tacticista de la mesa chica K se tradujo en “El Búnker”. La relativa debilidad de los votos en las ciudades indicaba la disponibilidad de las clases medias y alta para escuchar el mensaje destituyente de la “legitimidad segmentada”.

Que se lo votaran o no, en las zonas y ciudades rurales se podía escuchar ya en 2004 que “Kirchner le debe todo a la soja” o sea a ellos.

Hasta 2007 los mercados de cereales y oleaginosas tenían fuerte tonicidad económica. En 2007 se produce el fenómeno de la llegada de la especulación financiera a estos mercados, concomitante con su retiro de la especulación financiera en el mercado inmobiliario que terminaría en la crisis financiera mundial que conocemos.

La 125 hizo sonar el clarín de la guerra contra la “expoliación” del campo para alimento de “la caja” de los Kirchner, que según los casos se la presenta como para el clientelismo o para sus bolsillos.

Inmediatamente, visto el éxito de la operación, la estrategia fue de pelearse a cara de perro lo que desembocaría en una tensión extrema de la sociedad y en el argumento “retornado” de la crispación y la falta de diálogo del gobierno.

Estas son las fuerzas en presencia.
A partir de aquí, tenemos algo que proponerte…

Expresar una propuesta inclusiva para progresistas y clase media:
Es difícil convencer a un “individuo inteligente” de que está bajo influencia, o alguien del Gran Bs. As. que la inseguridad es un reflejo exacerbado por los medios. Pienso que hay que tomar la subjetividad como una realidad objetiva y según los casos transformarla o apoyarse en ella.

El zócalo Nacional y Popular (pueblo, militantes, intelectuales y dirigentes) logró convertirse en proyecto transformador sólo cuando obtuvo el consenso de las clases medias (principalmente, ya que hubo otros sectores sociales embarcados) y cada vez que se organizó su derrota fue cuando se (lo) aisló de estas.

La composición social, cultural e histórica del país indica que este sector tiene cultura liberal.
Querer combatir esta cultura es ir contra naturaleza y ya es tiempo de ver cómo el proyecto Nacional y Popular (“el Proyecto”) puede asimilar, transformándolo, este legado cultural.
La tarea consiste en explorar qué elementos del liberalismo son compatibles, y llegado el caso enriquecedores, respecto al Proyecto.

Disponemos de ricos ejemplos en nuestra historia: Mariano Moreno, Castellei, Monteagudo… Ellos tenían un mensaje liberador, igualitario, integrador y… decisionario (a nadie le escapa que eran muy “ejecutivos”, mucho más que el estándar peronista). Nada nos obliga tragarnos a Rivadavia, Sarmiento o Mitre (tenemos argumentos).

Somos una República, el gorro frigio trona en nuestro escudo y nuestro proyecto es liberador. Incluso la bandera de justicia social es un ideal de libertad contra la opresión económica ejercida por los poderosos, y la soberanía política tiene su fundamento en el pueblo tal como lo decía el compañero Jean Jacques Rousseau en el “Contrato Social”.

En el filo estrecho de la más pura doctrina Peronista, la Revolución Francesa es uno de los pilares de la evolución histórica de los pueblos (Octubre ‘17 siendo otra) y Evita decía que sólo desde la montaña más alta que es la del peronismo se podía apreciar la gran altura de la del marxismo (“La razón de mi vida”, citación de memoria no textual).

Está en nuestras manos esta enorme potencialidad transformadora.
El Kirchnerismo tiene el mérito de mostrar la supervivencia de un pasado glorioso y la posibilidad de un futuro del que tenemos que apropiarnos.

Desde su nacimiento el peronismo buscó, por ejemplo, acuerdos con los sectores nacionales y progresistas del radicalismo. Quijano fue Vice-Presidente de Perón, ya que no se logró acordar con Sabattini, por indecisión de este.

Pidamos compromiso con sus palabras cuando Néstor Kirchner recientemente dijo que tenemos que construir un proyecto colectivo y participativo.

Esto es lo que importa escrutar, y no si compró dólares o no. Ya sabemos que heredamos de una clase política que sobrevivió durante el Menemato, que está en gran parte profesionalizada o que pertenece a la élite económica antes que intelectual.

No nos despabilamos hoy, y también nosotros “hacemos” con la materia prima que tenemos. Lo que sí, estamos alertas ante cualquiera traición, y distinguimos esto de las aflojadas que tenemos todos.

Tomemos en manos, en el año del Bicentenario, un nuevo proyecto abarcador para el siglo XXI, algo así como la Republica Social Argentina.

Uno apoya con decisión al gobierno de Cristina Fernandez y entiende que Nestor Kirchner encara la tarea de la construcción del proyecto político, pero debemos tomar la palabra para pedir que esto no sea sólo un andamiaje electoralista.

Esto plantea un verdadero dilema: la Mesa Chica es legítima en plano del Presente y del Gobierno, pero el Futuro y el Proyecto necesitan una construcción más amplia.

Pidamos que se establezca un programa para 2011, una estrategia de alianzas y se designe el candidato que lleve adelante todo esto. El trámite en el PJ es una etapa por la que se debe pasar pero no debe detenerse allí, sino que implica la construcción de un ámbito participativo que haga pedazos la mentira del Bunker y la verdad de la Mesa Chica.

No podemos permitirnos otra frustración como la del Frepaso que abandonó la conducción de la Alianza a la derecha del radicalismo (guardemos la lección del peso de un aparato). Por eso estamos alertas respecto al PJ, pero reconozcamos que la dinámica transformadora no existe fuera del Kirchnerismo.

El éxito futuro no se decreta, lo construimos todos.

9 comentarios:

El tanque dijo...

De lo más lúcido que leí en la blogósfera.

Eva Row dijo...

Eduardo,
me dejaste asombrada, pienso lo mismo que El tanque, lo más lúcido que leí en los últimos tiempos.

Qué bueno tenerte entre nosotros. No te preocupes si hay pocos comentarios, lo importante son las visitas que leen aunque no comentan.

Gracias.

Marcelo dijo...

Notable!
Llegué a su artículo por sugerencia de Eva, y de entrada me gustó su apelación a la "buena fe" (algo que suelo pedir infructuosamente en medio de termocéfalas discusiones).
¿dónde podemos leer más? (queremos más!).

Comandante Cansado dijo...

Concuerdo bastante con el análisis y el balance, pero no se puede convenver a todo el mundo. Si alguien es o se define "antikirchnerista" lo seguirá siendo dígasele lo que se le diga. Las posturas "anti" son muy fuertes y se basan en elementos muchas veces en elementos profundamente subjetivos. Es el caso de las posturas anti k fundamentadas en lo que los Kirchner son (o no son) "realmente". Hagan lo que hagan siempre será criticable, porque no lo hacen con las buenas razones, desde el lugar correcto, etc. Es toda la cosa de que no son "realmente" de izquierda. Cuando la crítica viene por el lado de las esencias (y yo no sé cómo se mide eso) no hay manera de discutir.
Bienvenido al blog.

eapc dijo...

El tanque, Eva, les agradezco los conceptos que no solo me reconfortan sino que me comprometen.

Marcelo, te agradezco. Escribo en un blog que no es personal pero de un grupo de amigos/compañeros que nos reencontramos muy por quinquenios, de combate en combate.
El último que nos convocó fue el de la 125 y luego las elecciones del 28/06/09.
Se llama Cara o Cruz :

http://caraocruz123.blogspot.com/

No nos proponemos comentar al día a día pero mantener y transmitir “la llama”.

Cte. Cansado, estoy de acuerdo con lo que decís. No tengo la ingenuidad de creer que se puede convencer a todo el mundo. Disculpame que no pueda buscar las referencias exactas, pero hace menos de 10 días alguien citó (en la blogosfera) a Don Arturo diciéndole a Félix Luna que en el combate del Revisionismo Histórico Argentino el campo nacional había ganado la batalla de opinión. Era, creo, por el ’71-’72, y está publicado en “Las polémicas de Jauretche”).

Las dificultades que vos señalás se deben a la situación de la opinión actual, inversa a la de aquella época.
Para contrarrestar esto pienso que no hay que discutir con “nuestros” argumentos, sino con los de ellos. Esos que hacen al fundamento moral y conceptualizador típico de las clases medias y progresismos varios. O sea, no personificar la política, descontextualizar del “sentido común” en boga, deconstruir las certitudes.
De ahí mi llamado a explorar fuentes "liberales".

Paro aquí, no quiero dar lecciones, pero creo en la discusión mano a mano.
La blogosfera que nos convoca parece cerrarse en discursos sectarios o al contrario “naif idealistas”. Es consecuencia de los golpes del enemigo.

Creo que hay que salir de la blogosfera (sin abandonarla) e instalarse en las calles para “charlar”…

Rafa Cuadrado dijo...

A mí lo que más me molesta es esa gente de buena fe, que sí que la hay, conozco a muchos, con los que con regularidad intercambio opiniones, termina repitiendo sin mediar condena alguna de Zeus lo que otros dicen en los medios de incomunicación masiva, y que en general son críticas a las cosas que el gobiernos hace bien. Y de todo aquellos que en mi opinión no se hace, o se hace a medias, se olvidan. Y esto es lo que espero de mis compañeros de la izquierda argentina.
Creo que lo malo de todo esto, es que muchos han sucumbido a la cultura de la rapidez, y compran opiniones enlatadas, como si de un delivery de opinión se tratara...

Marcelo dijo...

Gracias por el dato, Eduardo. Ya estoy leyendo. Entiendo al Comandante con lo de "anti", los sujetos "conversables" son más bien los que cayeron en el discurso opositor por cansancio. Lamentablemente la máquina de destrucción es poderosa. Estoy en Chile escuchando a votantes de Piñera hablar sobre la fortuna K, y no puedo entender cómo son capaces de repetir esos mensajes sin que la idea les haga cortocircuito...
Saludos!

eapc dijo...

Marcelo,

Coincido perfectamente, sobre todo si por sujetos "conversables" se entienden los que se tienen en el laburo, la cola en el banco o el domingo con la familia.
Ahí esta todo frito.
Es por eso que insisto (sobre todo a la comunidad de blogs) con salir y poner mesas para discutir.
En alguna época se hacía en la calle Florida, así nomás, o en Plaza Francia había algún Libre Pensador (o Evangelista) y yo desviaba la conversación de la filosofía a la política (pero con temas "trascendentes").
Ahora tendríamos que ser nosotros los que deberíamos pararnos "estoicamente" sobre un banquito en medio de la plaza.

Un saludo,
Eduardo.

Politico Aficionado dijo...

Muy interesante la propuesta de Eduardo, aunque confieso que la idea de una mesita en Florida, o Cabildo y Juramento acobarda al más valiente, y no porque no lo haya hecho en épocas en que uno incluso arriesgaba su libertad y su vida, sino por la sensación de que la caja boba ya ganó la batalla.