domingo, 11 de julio de 2010

Acerca del Plan de Dios

Esferas. Esferas de interés que componen el mosaico de la vida de una comunidad, de un país. Esferas que delimitan un tema que engloba y agrupa a algunos de sus miembros.

La multiplicidad de esferas denota la variedad de las cuestiones; pugna por derechos o defensa de privilegios en algunos casos, mera lucha por la supervivencia diaria en otros, la cuestión es que todos estamos en una o varias de estas esferas, de modo directo o indirecto, conscientes de ello o no.
Sus recombinaciones y posicionamientos constituyen la diaria lucha que crea la historia de un país.

Hoy, ante la posibilidad de que las personas homosexuales tengan los mismos derechos matrimoniales que los heterosexuales en Argentina, la cúpula eclesiástica del país habla de “guerra”, porque esto atentaría contra el Plan de Dios.

¿Cuál será el Plan de Dios? Seguramente, algo tan secreto que solamente los sacerdotes, algunos de ellos, pueden descifrar. Serían ellos, entonces, quienes debieran iluminar con sus repuestas algunas sencillas reflexiones y preguntas que se nos ocurren.

Si habláramos de las injusticias horrorosas del mundo a las que, ignorantes como nosotros supondríamos destructoras del plan divino, tales como un capitalismo voraz y predador que está destruyendo el planeta; la amenaza permanente de guerra nuclear; la venta de armas y drogas que deben ser estimuladas para que el negocio sea más rentable; el aumento de la mortalidad infantil en buena parte del mundo subdesarrollado; las hambrunas que afectan a millones, etc. nos equivocaríamos. Nada de esto es señalado como proveniente del demonio por nuestros jerarcas.

¿Cuál será la relación del Plan de Dios con las esferas mencionadas al principio, las predeterminará? De ser así, ¿predeterminará a todas, o solamente a algunas de ellas? ¿Cómo establecerá escalas de prioridad entre ellas? ¿Todas serán de su interés propio, o delegará algunas a los hombres?

Honestidad obliga, no solamente hay que dar cuenta de las respuestas; nos parece aún más ético dar cuenta del porqué de nuestros interrogantes. Efectivamente, nos preguntamos cómo encaja dentro del plan divino la pedofilia ejercida por sacerdotes, tan difundida como encubierta por su jerarquía. Tampoco sabemos cómo se expresa en relación a aquellos religiosos que prestaban confesión y consuelo a torturadores, violadores y criminales, condenados por la justicia secular, pero sin sanción alguna por tribunales eclesiásticos. Va de suyo que éste párrafo rebosa la tan denostada sexualidad, y no precisamente la preconizada por los obispos; una sexualidad sin consentimiento, abusiva, sádica. Justamente: una sexualidad sin rastros de Amor.
El Plan, versión obispado, no parece prestar mayor atención a la exclusión social y económica, a tanto hermano que aún pasa hambre, que no tiene una mínima cobertura médica, que siquiera tienen una casa, por tanto, siquiera van a la escuela. Los intérpretes del plan hablan, sí, del “espectáculo” de la pobreza, cuando ésta es una tragedia, Pero súbitamente enmudecen cuando se les recuerda que ellos, los obispos, han estado siempre junto a los golpistas, a los dueños del país, siempre del lado de los explotadores, y nunca de los explotados. Nunca han estado por la justicia, pero sí están por el olvido. Porque el olvido también los aparta del escenario sanguinario donde ellos cumplieron su rol. Recordemos a Mujica, Angelelli, los palotinos, la Iglesia de la Santa Cruz,

Para concluir, parecería ser que seguiremos tan ignorantes como siempre acerca del Plan de Dios, en cambio, aprendimos algo más sobre el Plan de Bergoglio: el camino al papado que él persigue pasa por la intolerancia, por lo reaccionario y medieval. Le sería absolutamente imposible conseguir su objetivo si en su propia Diócesis se permitiera este tipo de casamiento.

No parecería, justamente, un adecuado vocero para hablar del amor

9 comentarios:

Gaviotas Blindadas dijo...

Excelente texto compañero, me pregunto donde habrán quedado estos sacerdotes tercermundistas que tanto revolucionaron el mundo a su medida.

Eva Row dijo...

Sujeto:
A veces uno no sabe si entrar a discutirle los argumentos a Bergoglio. No por él, pero sí tal vez por los que se los creen, es que debemos hacerlo.
Los curas dicen que la unión entre el hombre y la mujer es de orden natural. Uno puede contestarles que el matrimonio es una construcción de orden civil, nada más alejado de lo natural que lo que el hombre construye.
Lo que me parece patético es que todavía en el tercer milenio seguimos discutiendo las mismas cosas de siempre. Las leyes que amparan derechos no son leyes que determinan obligaciones. Si se promulgara una ley del aborto, ninguna mujer estaría obligada a abortar. Cada uno puede seguir viviendo en orden a su creencia o sus gustos mientras no incumpla leyes. No entiendo por qué alguien no me deja hacer algo que a él no lo perjudica en absoluto.
Si para alguien el matrimonio es sólo para varón y mujer, pues se casará con alguien del otro sexo.
En realidad nos tratan desde las altas esferas celestiales como si fuéramos incapaces de sostener lo que pensamos cuando la legislación permite algo que estuvo prohibido, como si por eso corriéramos a hacerlo. Se ha legalizado el consumo de marihuana, por eso no ha salido todo el mundo a fumar marihuana. Hay mucha gente que cree que hace mal, y trata de que sus hijos no fumen, ni marihuana ni otra cosa. El tabaco no está prohibido fumarlo, sin embargo hay campañas para que la gente deje de fumar porque hace mal.
Todas estas discusiones son una esgrima absurda donde unos ponen trampa y los otros ponemos honestidad. A mí me cansaron. No puede creer que todavía hoy exista el voto de castidad y el celibato como promesa de por vida. Nada más antinatural, nada más infrahumano y medieval.

Sujeto de la Historia dijo...

Gaviotas:
Gracias por tu comentario.
Esos curas, algunos de ellos (o como ellos) existen, por supuesto, en franca minoría. Algunos, como De la Serna (fijate el Página/12 de hoy) no ahorraron palabras para esto...
pero son pocos.

Eva:
Se entiende tu hartazgo. Pero hay que pensar que los primeros que saben que su barco hace agua son ellos, entonces tratan de tapar los agujeros. Por otro lado, creo que esto concilia muy bien con las ambiciones papales de Bergoglio, y con su -a esta altura-obsesión por joder al Gobierno, porque en este tema, con tanta adhesión en la mayoría de los partidos políticos, es atribuída al kirchnerismo, cosa que no es así, pero, por decirlo de algún modo, el demonio está claramente identificado.
Saludos

Unfor dijo...

Muy bueno el artículo.
A mi ni me da para discutir con los curas; hace rato le estoy contando los minutos de vida que le queda a la iglesia católica.
Pero si me parece importantísimo abrir un gran debate sobre diferenciar al ser humano del supuesto "orden natural".
El ser humano rompe permanentemente la naturaleza con su intencionalidad y evoluciona sirviéndose de ella, a diferencia de los animales presos de los ciclos biológicos.
Persona se es a partir del nacimiento. La relación con el mundo nos hace tales. Por eso antes de nacer somos vida, pero no humana. Solo un proyecto que se va construyendo paso a paso en nuestro habitar el mundo en el hacer de esa vida distintiva, del recrear el ámbito cultural.

Anónimo dijo...

Hay temas y temas.
Con que derecho o desde que lugar se pretende dar una opinión seria, no tendenciosa sobre el tema de los derechos del matrimonio homosexual, que parece ser la excusa del momento para despotricar contra las cosas de Dios en la tierra.
Como van tan juntos los temas de sexualidad con los de familia, da para equivocarse feo, tal como están planteadas las cosas en Argentina, digamos mejor sus capitales de provincia, gran Bs As y CABA.
Sabemos que tener sexo es algo muy placentero, sólo que si se lo hace indiscriminadamente, y sin reparos, da como resultado la mayoria de las veces el nacimiento de un ser humano.
Siempre, y últimamente mas, la pulsión sexual se ve exacerbada con fines de consumo de muchas cosas, entre ellas, (luego de aceitar bien el engranaje de la culpa, para no sentirla), el consumo de todo tipo de prostitución que se publicita desde el mayor diario argentino, en forma directa, sin que ni iglesia ni la justicia se de por enterada de que alli se violan muchas leyes y muchas personas.
Tanbien en forma indirecta, se incentiva esta pulsion desde programas en que lo único que no se muestran son los genitales directamente, al menos en la TV abierta.
Nuestros jóvenes, cada vez de menor edad se sonríen al verlo por todos lados y su cuerpo se ve en la necesidad, como deben ser las drogas, de consumir sexo, que si fuera como antes, se debería conformar con una masturbación. Tambien, esta, antes era dejada para los varones, pero ahora está totalmente tácitamente permitida entre las mujeres pues alivia la tensión sexual sin problemas de embarazo ni de enfermedades (hasta cierto punto, pues el famoso sexo oral tambien se las trae).

Anónimo dijo...

Pero algún sector de la sociedad quiere cada vez mas, y aquí se arremete con una ley donde personas (una gran cantidad y especialmente del rubro artistico ) que se acostumbraron a vivir de una manera diferente que publicitan y muestran por todos los medios necesitan para demostrar que tienen un tipo de poder, y nos tratan de usar a todos.
Siempre entendi que la democracia permite gobernar al que tiene la mayor cantidad de votos, y que eso no significa sojuzgar a grupos que piensan de una manera muy diferente, y menos que menos que estos grupos pretendan torcerle el brazo a la razón para imponer sus caprichos disfrazándolos de justicia.
Cuantos homosexuales hay en el pais, cuantos de estos lo viven dignamente sin buscar notoriedad, cuantos reconocen que su situación es desde siempre o producida por situaciones difíciles y cuantos quieren que todo el mundo tenga su forma de vivir y para ello se valgan de los medios para imponerlo.
Un rating de 30 puntos no nos tiene que confundir y si las autoridades que deben manejar el tema de las comunicaciones no lo saben hacer, entonces los de mas de 40, 50 años y mas, apliquemos lo que vivimos en nuestras familias, y sabiendo que si el pais esta como esta en algunos rubros no lo tomemos como que no supimos hacer las cosas y tengamos que tragar lo que esta pasando sin protestar.
Unas cosas son para una mente sana y otras pertenecen a una mente enferma.
Solo si para que no se sientan mal los que estan enfermos, debemos enfermarnos tambien de esa manera, lo aceptaria, pues sería una actitud muy cristiana, que tambien deberiamos acompañarla con el reparto de bienes para que nos sintamos todos bien y no haya mas pobres.
Fuera de este contexto diria que seamos hombres en estas decisiones y si tenemos que golpear la mesa para que nos entiendan (me acuerdo de Jaroslavsky frente a Corso Gomez) lo dbemos hacer con energía, sin desaparecidos ni dictadores, ni tampoco con dirigentes de la Iglesia que son asimétricos en su apreciación de las cosas.

Sujeto de la Historia dijo...

Hola.
La valoración de algunos temas tiene, entre otras cosas, que ver con la concepción que se tiene de ese tema, lo que suele ser un fenómeno complejo, compuesto.
Por mi formación intelectual, concibo la sexualidad desde el Psicoanálisis, específicamente freudo-lacaniano. Hablás de pulsión, por lo tanto parece que rumbeamos por el mismo lado. La sexualidad del Psis. es, siempre, sexualidad infantil, perverso-polimorfa, sin objeto predeterminado. No existe el "objeto adecuado", contra lo que dice la Iglesia, para quien "mujer" es el objeto adecuado para varón, y viceversa. Freud habla de la homosexualidad como una de las posibles salidas del Complejo de Edipo, en ningún momento considera a una orientación sexual distinta como una patología (ni psíquica ni orgánica. La sexualidad freudiana gira alrededor del falo, y no del pene.
Con lo que comentás acerca de la oferta "a vista" de sexo pago, o por el estilo, se corresponde más con la reducción del otro al lugar del objeto (no del sujeto). Como lo mencionás, debiera ser ésta la preocupación de la Iglesia respecto a lo sexual, cuando deviene comercio. Pero bueno, esto también forma parte de la estructura del capitalismo (y además lo preexistió en el tiempo).
Si hay quienes pretenden ganar notoriedad con este tema, fijate que no es condición sine qua non de homosexuales: podría agregar en la lista de los famosos que quieren torcerle el brazo a la razón a heterosexuales como Tinelli (primer mostrador de la mujer como puta), Mirta Legrand (imponiendo su odio político), Magdalena Ruiz Guiñazu ( con su versión de señora de clase alta) Grondona (con su golpismo siempre a punto) y una larga lista...
En síntesis, mi opinión es que sencillamente se está planteando la lucha por igualdad de derechos.
Todo lo demás que se pueda agregar, cada uno desde su óptica, será accesorio, serán matices.
A riesgo de ganar un lugar en el infierno, saludos

Anónimo dijo...

Agradezco la forma en que Ud ha tratado mi comentario, habiéndose dado cuenta, supongo, dada su formación, de lo emocional del mismo, y con muchos errores conceptuales. Desde ya me arrepiento de haber querido meterme en este tema. Tal vez no me alcance la vida para entender lo que sucede a mi alrededor y valoro su don de tener un conocimiento amplio y de saber transmitirlo sin ofender, aunque algunos debamos ser ofendidos para no meternos en estos temas y solo nos dediquemos a formar la masa que sostiene a la sociedad en su conjunto desde los lugares mas humildes. Deberá ser asi, aunque duela aceptarlo. Se requiere mucho esfuerzo, estudio, capacidad, constancia, para sobresalir y poder opinar con cierto grado de justicia sobre temas que hacen a la convivencia pacífica entre tanta diversidad de situaciones.
Entonces uno se da muenta de que no alcanza la propia experiencia vivida si esta no fue la adecuada. Podemos vivir cientos de años equivocando el camino si no desarrollamos capacidades por darle mas importancia a sobrevivir en la mediocridad por unos pocos pesos necesarios para mantenerse y mantener a una familia formada sin pensar en los recursos que hacen falta para hacerlo en grandes ciudades, siendo ta grande la Argentina y el mundo para elegir el lugar adecuado.
Seguramente creer que existe un Dios que todo lo ve y pensar que es la solucion a todos nuestros problemas, para liberarnos del esfuerzo de luchar para vencerlos es una tentacion muy grande en la que caemos mucha gente.
Se que como cristianos no hacemos ni el 1% de lo que debieramos, ya que los únicos problemas que existirían en el mundo serían sólo los desastres naturales, pues no se hubiera llegado a tanta concentración de dinero (que es la sangre del mundo) que se constituyó en absolutamente necesario para vivir decentemente en la actualidad y desde hace miles de años.
Lo que veo es que a mayor oferta de comodidad menor es la cantidad de esfuerzo dedicado para conseguir algo, luego de ir consiguiendola de distintas maneras. Sólo en ocasiones ya extremas, surgen los manotazos de ahogado, que la mayoría de las veces resultan mal y sólo se conocen las que pudieron dar vuelta una situación angustiosa (una entre miles).
La arrogancia, la soberbia, si bien no son cosas de las que uno debe enorgullecerse, sólo quedan bien para los exitosos, que deben haber vencido por su adaptación al lugar del mundo en que les tocó desarrollarse , generando la envidia natural en cada uno de nosotros por ello.
Trataré de comprender cada cosa de las que pasa en este mundo sin pretender opinar, salvo de lo que concierne a mi propia vida y que con toda razón no interese a nadie que no sea del entorno familiar y social donde vivo, donde curiosamente, uno no quiere mostrarse tal cual es, sino que se tienta con el anonimato que da la red para disparar cosas de diversa índole.
Gracias por su reflexion.

Sujeto de la Historia dijo...

Estimado:
El espectáculo del mundo nos excede a todos, lo que no quita
que hagamos el intento.
No hay, para mi gusto, opiniones más "calificadas" que otras.
No se prive, ni prive a los demás de su opinión, siempre y cuando esté planteada con el debido respeto al otro. Se enriquerá usted y enriquecerá al otro.
Por suerte, todavía nadie pudo comprar la verdad, por más plata que tenga.
Un saludos