lunes, 23 de abril de 2012

Cuídate, España, de tu propia España

Enormes desafíos se abren frente a nosotros. Tantos como oportunidades. España no tiene más allá del discurso hostil y beligerante, recursos para enfrentarse a nuestra decisión soberana. Es artificio. Por mucho que pretenda seguir asumiendo como vital para sus intereses de estado la defensa de un grupo de españoles que evaden impuestos en el estado español radicando sus inversiones en paraísos fiscales, también es poco lo que le afecta en cuestiones concretas dicha decisión.
Esto resulta básicamente de que hemos entendido cuál es nuestro lugar en el mundo, en el que estamos y al que decididamente entramos, el de la multilateralidad económica.
Tampoco tiene tantas herramientas la propia Europa. Resulta que las ventajas arancelarias (SPG) que el parlamento europeo no se pone de acuerdo en suspender su aplicación, o no, a las importaciones argentinas, que benefician a una cuarta parte de lo que exportamos a la UE, naturalmente de escaso valor agregado y fácil reubicación, de todas maneras dejarán de tener efecto en 2014 dado que está destinada a países pobres y ya no consideran a Argentina encuadrada en esta categoría.
En la última reunión del G20 el grupo conocido como BRICS lo ha dejado claro: Argentina no está sola. Si no nos confundimos, y mantenemos la sensatez, todo lo intenten hacer en nuestra contra se volverá a nuestro favor. Y lo saben. Como concluyen en una nota de The Guardian: "Es interesante que Argentina haya tenido un éxito económico tan notable durante los últimos nueve años mientras ha recibido muy poca inversión directa del extranjero y la eluden los mercados financieros internacionales. Según la mayor parte de la prensa de negocios, son dos sectores de extrema importancia que cualquier gobierno tiene que complacer. Pero el gobierno argentino ha tenido otras prioridades. Tal vez sea otro motivo por el cual atacan tanto a Argentina."

El "Blog de Dilma" también nos refuerza la idea de que el camino elegido y el lugar en el que nos paramos para encararlo parece el correcto. Este blog que fue elegido en 2009 y 2010 como el mejor blog político de Brasil (en 2011 salió segundo), publicó una contundente elegía hacia la presidenta "trabalhista" argentina bajo el título "Cristina Kirchner recupera YPF y el alma argentina":
"La "O Globo", "Jornal Nacional" y la cadena de noticias "Globo" están histéricos y con malestar. Los comentarios, editoriales y artículos son agresivos, irrespetuosos e incluso irónicos en relación con el trabajo valeroso de la presidenta Kirchner. De pronto Miriam Leitao, el Magnoli Demetrio, Arnaldo Jabor, el Merval Pereira, Wack William y reporteros del "JN" invaden la capital argentina, Buenos Aires, y todas las provincias productoras de petróleo para derrocar a la presidente y gobernadores y entregar YPF a los españoles.
Los propietarios del sistema brasileño de medios de comunicación privados no tiene remedio. Son imperialistas y sumisos, colonizados con un profundo complejo de perro callejero, lo que les priva de sus responsabilidades y compromisos con Brasil."

La conclusión del último artículo de Edgardo Mocca publicado en Café Umbrales, lo define con bastante claridad: "La derecha argentina, articulada por los grandes medios apuesta al peor escenario internacional para nuestro país en el futuro próximo: ata así su suerte a las penurias colectivas. Para el largo conflicto hegemónico que atraviesa nuestro país desde la crisis de diciembre de 2001, se trata de un verdadero “caso testigo”. Algo así como una discusión sobre “cómo es el mundo” o “hacia dónde va el mundo”. Claro que no se trata de una polémica objetiva en cuanto a la descripción de la realidad que atraviesa el planeta. No hay un “ser del mundo” abstracto y exterior a la lucha política: el mundo es y será como la interpretación hegemónica lo decida. Así fue en los noventa cuando la época de la decadencia de los estados nacionales y el primado de los flujos económicos del poder económico global por sobre las determinaciones soberanas de la política era reconocida y hasta celebrada no solamente por los neoliberales sino también por líderes y partidos de reconocida tradición popular y socialista. Al fin y al cabo alguna vez tendremos los argentinos que poner en discusión si la metamorfosis menemista del peronismo fue el resultado del triunfo de un grupo de outsiders temerarios o el fruto de la conciencia predominante en el país en una determinada época histórica. Lo que desde ya puede asegurarse es que el mundo ha cambiado desde la década del noventa. Cambió América Latina en un sentido de reparación social, afirmación soberana y voluntad integracionista. Cambió el cuadrante noroccidental que emergió –con Estados Unidos como líder indiscutido- como bloque hegemónico después de la caída de la Unión Soviética y que hoy está recorrido por el doble proceso de una poderosa crisis epocal y el surgimiento de nuevos actores relevantes en escala global. Y, claro, cambió la Argentina. Cambiaron sus relaciones de fuerza internas y la inclinación política de sus mayorías. Todo esto no asegura nada en un futuro próximo. No faltarán fuerzas influyentes que procuren escarmentar a la Argentina y bloquear hacia el futuro conductas heterodoxas del tipo de la que acaba de lanzar el gobierno. La pregunta no es “qué va a pasar” sino “qué vamos a hacer”. Y la respuesta no debería circunscribirse a un dilema simple sobre si apoyar o no apoyar al gobierno. Debería apuntar a plazos más largos y a interrogantes más profundos que hacen a cómo fortalecer nuestra comunidad política, cómo integrarnos a la región y a través de ella al mundo, cuáles son las tendencias mundiales que nos conviene impulsar. Es probable que esta discusión, que no es académica sino plenamente política, sea la que se haya abierto definitivamente en estos días."

Mientras tanto en España, para que siga quedando claro de qué clase de guerra de los mundos hablamos en toda esta historia, el ejecutivo de Rajoy ha anunciado que suspenderá la asistencia sanitaria a los extranjeros residentes en España que no cuenten con su documentación en regla. Son 500.000 inmigrantes en situación irregular con los que pretender ahorrar unos cuantos millones de euros en atención sanitaria. Sin embargo no está previsto obligar a los españoles que evaden impuestos tributando en paraísos fiscales (como la mayoría de los accionistas de Repsol) que tributen en España y así evitar seguir adelante con los recortes. Tampoco se dice nada de los entre 8 y 10.000 millones de euros que la iglesia católica le cuesta al estado español.
El anuncio sin embargo no fue recibido por sus seguidores al grito de: ¡Macri-Rajoy, un sólo corazón! No tanto porque no estén hermanados en el dogma, en la ideología, sino porque ni siquiera saben quién es.
También le da marco a este relato Iñaki Gabilondo, un prestigioso periodista y conductor español, cuestionando con dureza la partidización de la televisión pública española: diciendo sentir tristeza, pena, irritación y asco.
Porque el PP (la derecha en general, pero la española en particular) impone por la fuerza y con prepotencia a los suyos en todos los espacios que deberían ser comunes. Los presentados insistentemente en estos días por la prensa argentina como grandes demócratas y adoradores de la libertad una vez más muestran la hilacha: sólo valen las reglas de la democracia si no son ellos quienes gobiernan, y sólo aceptan la libertad de los capitales (nunca la de las personas y las ideas).
Nadie entiende porqué no les alcanza con que la televisión privada (y los periódicos también) les haga campaña a favor de sus políticas permanente, supongo que lo hacen en previsión de los muy malos tiempos que saben se vienen.
Para que quede en blanco sobre negro, supongo que conviene recordar que en España también tienen su propio "corralito". No es que esto sea una novedad, pero hay que recordarlo porque es para reírse en la cara de cualquier necio que te hable de conceptos tan mendaces como el de seguridad jurídica, contratos, defensa del derecho de propiedad, y tonterías por el estilo (hilarante y revelador sobre estas cuestiones en la grosera legislación española fue el último programa de Jordi Ébole, en su antológico programa "Salvados"). Porque en este caso, al igual que en el de Repsol, la política del gobierno de Rajoy es la de la defensa del capital especulativo cuya práctica cotidiana es la de incautar el dinero de los demás. Como en Argentina con el corralito el banco se queda con el dinero de comunes mortales, y el gobierno tal y como aquella vez ayuda a consumar la estafa.

Sería conveniente cerrar con la lectura del artículo de Público titulado "España tendrá que pagar más caro el biodiésel", que si bien no aporta ninguna información que no conozcamos, la inmensa mayoría de los comentarios de los lectores españoles a la noticia no tienen desperdicio para comprender que si bien los medios de comunicación españoles que, al igual que en Argentina, son propiedad de grandes empresas que se dedican entre otras cosas al negocio de la información, y sus intereses están muy ligados a los de la banca, cuando no son los mismos, manipulan quedándose en la superficie para que el pueblo español crea que se trata de lo que no se trata, la sociedad española, mal que les pese a Mariano "el breve" y los medios que le dan cobertura a sus políticas de profundización del dogma neoliberal aplicadas con fanatismo y ceguera ideológica, no come vidrio.
¿Se creará "La Manuel Azaña"?



La imagen corresponde a un dibujo de Antonio Fraguas de Pablo, conocido como Forges, gran humorista gráfico español.





¡Cuídate, España, de tu propia España!
¡Cuídate de la hoz sin el martillo,
cuídate del martillo sin la hoz!
¡Cuídate de la víctima a pesar suyo,
del verdugo a pesar suyo
y del indiferente a pesar suyo!
¡Cuídate del que, antes de que cante el gallo,
negárate tres veces,
y del que te negó, después, tres veces!
¡Cuídate de las calaveras sin las tibias,
y de las tibias sin las calaveras!
¡Cuídate de los nuevos poderosos!
¡Cuídate del que come tus cadáveres,
del que devora muertos a tus vivos!
¡Cuídate del leal ciento por ciento!
¡Cuídate del cielo más acá del aire
y cuídate del aire más allá del cielo!
¡Cuídate de los que te aman!
¡Cuídate de tus héroes!
¡Cuídate de tus muertos!
¡Cuídate de la República!
¡Cuídate del futuro!...

"¡Cuídate, España, de tu propia España!", de César Vallejo.


Publicado en Descubriendo los tesoros.