domingo, 4 de enero de 2009

La banquina de la ruta bloguera

Hacer un blog es una necesidad que nace del confinamiento de la opinión popular

Todos los ciudadanos necesitan expresarse y ser oídos. La sociedad no ofrece canales de expresión para el ciudadano. La única voz que se escucha es la de los medios, de los diarios, de la televisión. Los tradicionales canales de participación popular en la política de base fueron suplantados por la televisión, elegida por los políticos para emitir su discurso, reemplazando totalmente el antiguo acercamiento a la gente. Cuando nuestra opinión individual no coincide con la de los medios, no tenemos modo siquiera de encontrarnos con nuestros congéneres en la opinión, quedamos aislados y enmudecidos, observando impotentes cómo las ideas manipuladoras y la información sesgada avanza impunemente sobre la gente desprotegida.

El fenómeno conspira contra la democracia. Urge la necesidad de racionalizar el poder de los medios, que montados en su absoluta incidencia en la opinión pública virgen de otras influencias, difunden información arbitraria y manipuladora. Y urge la necesidad de aprovechar Internet al máximo para contrarrestar el discurso único de los medios. El camino para llegar a influir en la opinión pública desde Internet no es sencillo. Las cosas difíciles de lograr, una vez logradas, fueron las que hicieron trascender la historia, no las fáciles. Si el camino es recto, ese es el camino, lo dijo Descartes.

¿Cómo dar nacimiento y permanencia a un blog?

Desde que existen los blogs en Internet, nació una nueva posibilidad para el ciudadano común. Sin embargo, muchos blogs nacen y mueren en el intento de hacerse oir. Mueren por falta de audiencia. No sabemos si mueren por falta de interés de la audiencia, porque ésta no está garantizada nada más que con hacer un blog. Tal vez se hayan acallado muchas voces que debieron trascender. Para conseguir audiencia no alcanza con ser una voz interesante.

¿Cómo se consigue la audiencia en Internet?

Es un camino de hormiga, poco explorado por el análisis. Pero muchos conocemos algo del tema. Abrir un blog y sentarse a esperar la audiecia, es como abrir un kiosco en medio del desierto, pronto habrá que bajar las cortinas.

Cuando uno está solo en Internet, no comienza por abrir un blog para hacerse oir. Comienza por leer blogs, y seleccionar los que le interesan para convertirse en audiencia estable de esos blogs. Luego sigue la participación. El mero lector se convierte en comentarista. La consecuente actividad de comentar en un blog va haciendo conocido su"nick". Después de ser conocido, si sus opiniones son estimadas, el comentarista puede ser instado a abrir su propio blog, o "sentirá" que ha llegado su momento. Comentar en otros blogs, es una tarea clave.

Tener, mantener, aumentar la audiencia de un blog

Mantener y aumentar la audiencia de un blog es otra tarea ardua. El blog debe tener publicaciones constantes, diarias si es posible, para mantener su vigencia. La oferta aumenta todo el tiempo, y el público se dispersa en infinidad de propuestas muy atractivas. La soledad en la publicación de un blog, conspira contra la efectividad de sus publicaciones y su continuidad. No es bueno que el hombre esté solo, en un blog.

Compartir la titularidad de un blog es una buena idea. Varios blogs han surgido entre personas que tienen un vínculo en la vida real, que se conocen tal vez en su àmbito de trabajo o de militancia política. Cuanto mayor es el número de titulares de un blog, mayor será la cantidad de publicaciones de ese blog. Obviamente, debe haber un compromiso previo entre las partes, un compromiso de trabajo repartido, periòdico.

Mantener un blog "en el aire" y sumar audiencia, es tener una pequeña plataforma de influencia en la opinión ajena, y una fuente de acopio de opiniones de otros, que van profundizando el pensamiento propio de los autores del blog, nutridos del debate de ideas.

El espacio compartido en blogs en Internet es la mejor forma de asegurarse romper con la soledad en el cyberespacio, y romper con la soledad de opinión en la vida real.

El blog La Cooperativa nace de esa idea. Pero tiene un plus. Reemplaza la condición de que los socios sean conocidos de la vida real. Y eso es todo un desafìo. Nace del conocimiento de los socios entre sí en la vida virtual. El número de socios posibles está limitado por Blogger, quien ofrece el soporte técnico, y es de 100 miembros, que no es poco.

La Cooperativa está naciendo

Estamos en las etapas inciales, abriendo camino, sorteando dificultades y aprendiendo. Seguramente cometeremos errores, pero no los desestimaremos, serán la fuente de aprendizaje sobre lo que no hay nada escrito aún. La idea de La Cooperativa es integrar un núcleo de personas a una actividad de cooperación, donde no puede faltar el compromiso. El compromiso es trabajar para un bien común intangible que está en el aire en Internet. El compromiso es trabajar para lograr, mantener y aumentar la audiencia de este Blog. El compromiso es cumplir con los ideales de una Cooperativa: la democracia interna, la exclusión de la propiedad individual del Blog, la participación en la propiedad colectiva del Blog, Lo colectivo es la única condición de la propiedad que la hace moralmente aceptable en el ámbito social del género humano. La propiedad individual siempre termina condicionada por el mercado.

Entrar a La Cooperativa supone un trabajo y un compromiso

Los miembros de esta Cooperativa tienen la oportunidad de ver al bien común como un bien propio. Ésta es la etapa de construcción. Todos y cada uno deberíamos ocuparnos todo lo posible de que se publiquen posts diariamente. Todos y cada uno deberíamos preocuparnos por alimentar el bien común creado, manteniendo y aumentando la audiencia, promocionando el Blog, y fomentando la aparición de Blogs similares, que emulen el esfuerzo por no ser arrojados en nuestra individualidad a la banquina de la ruta bloguera.
...................................................