domingo, 2 de agosto de 2015

Qué me traes nuevamente a la puerta de mi vida

–Pero entonces –me atreví a comentar–, aún estáis lejos de la solución...
–Estoy muy cerca, pero no sé de cuál.
–¿O sea que no tenéis una única respuesta para vuestras preguntas?
–Si la tuviera, Adso, enseñaría teología en París.
–¿En París siempre tienen la respuesta verdadera?
–Nunca, pero están muy seguros de sus errores.

("El nombre de la rosa", Umberto Eco)

Cualquier parecido con la sociedad argentina, especialmente con el periodismo político, probablemente no sea una coincidencia. O quizá sí.

Página/12.

Publicado en Descubriendo los tesoros.


-- ** -- ** -- ** --

Ahora vendrá una intensa presión político-mediática para mellar la unidad. Se amplificarán por igual las manifestaciones de los resabios antiperonistas que anidan en sectores que apoyan al proyecto desde el exterior del justicialismo, como las guarangadas sectarias y hasta macartistas cuyas raíces no remiten precisamente a la mejor historia del peronismo. Sin el peronismo, el proyecto transformador podría degradarse en una corriente de opinión a la vez prestigiosa e impotente. Sin la voluntad de desarrollar la experiencia de estos años como un nuevo momento de la voluntad nacional-popular capaz de abrirse a la diversidad y a la pluralidad puede volver a vaciarse a la estructura justicialista de sus vínculos con las banderas fundacionales y volver a convertirla en un partido del orden neoconservador. No será, claro, en la discusión teórica donde se resolverán estas cosas: lo central será la política, la decisión de avanzar y profundizar el rumbo iniciado en 2003, de mantener a la Argentina en el lugar de los países democráticos y soberanos que resisten al autoritarismo del capital financiero global y local.
Edgardo Mocca

Página/12.


-- ** -- ** -- ** --

Así como algunos sólo te cuentan las pocas veces que ganaron a la quiniela, porque desean seguir jugando y esperando; así como algunas sólo te cuentan la vez que el pedido que le hizo a la virgencita se le/lo cumplió, y nunca las 999 que no consiguió el objetivo, porque desean seguir creyendo y pidiendo; algunos te cuentan las veces que los consultores/encuestadores no acertaron, y no la gran mayoría que acertaron, porque desean seguir creyendo y deseando que sus esperanzas sean las verdaderas. No es una actividad científica, no es una ciencia dura, pero tiene métodos y estándares.

Igual, lo que vale es el voto, y el domingo que viene la democracia formal, burguesa, con todos los aditamentos y limitaciones que tiene, nos entrega un arma poderosa: votaremos por lo que creemos que es el camino que deseamos recorrer.
O por el que se le acerca más.

Mi candidato sigue siendo el proyecto. El domingo que viene, lo votaré a Axel para diputado, y al FPV para gobernar mi patria.

Ojalá votes con tanta alegría como yo.


-- ** --

No sé si ya lo dije públicamente, pero yo soy K, de Kicillof.

Lo sé: es inaudito que admire a un ministro de economía...


-- ** -- ** -- ** --

Scioli: "...la inflación se baja con inversión".

Aún siguen insistiendo con que el candidato del FPV es de derecha, es neoliberal. La culpa no es sólo de los medios opositores, en 678 permanentemente armaban informes que pretendían demostrarlo.
Como ya dije, hace varios años que empecé a escuchar con atención a Scioli, sobre todo desde mediados de 2013 cuando advertí que probablemente sea el candidato del FPV. Como también dije, podemos afirmar muchas cosas sobre Scioli, pero neoliberal, adlater del capitalismo financiero, no es.
Un neoliberal te habla de gasto público, te habla de emisión monetaria, te habla de circulante. Un tipo que desde hace años cada vez que habla de inflación (no sólo en el acto de hoy) te habla de oferta y demanda, te habla de inversión para generar oferta, y no de apaciguar la demanda (que otra cosa no es ajustar la economía), claramente si algo no es, es neoliberal.

Los neoliberales, los adláteres del capitalismo financiero, los ajustadores, están en otras listas, no en las del FPV.


-- ** -- ** -- ** --


La imagen corresponde a una obra del artista plástico argentino Milo Lokkett.




¿Qué me traes nuevamente a la puerta de mi vida?
Son resquicios de un algo que quedó enamorado entre tinieblas y engaños que no encuentran salida. El paso del reloj nos confunde acompasado, mezcla de todo y nada, del hoy y del ayer, llegando al alma que aquel ya no quiso querer.
(Irene Martínez Moreno)