martes, 17 de agosto de 2010

Ah, blogueros K

Días atrás, un periodista de apellido Roberts publicó en La Nación una nota sobre los blogueros K; nota ésta que, per se, no tiene valor, dado que no agrega nada novedoso a la opinión ya conocida de ese diario (y también de Clarín). No amerita, entonces, que nos detengamos en ella, cosa que ya han hecho y con muy buen nivel en otros blogs. Pero sí quizá provea la excusa para reflexionar sobre lo que es nuestra actividad bloguera, sus por qué y sus para qué.

Convengamos, en primer término, que lo que digamos en este escrito refleja únicamente la mirada de nuestro blog, no pretendiendo asumir representación alguna del resto de los blogs del campo nacional y popular.

Decíamos que pretendemos reflexionar sobre el por qué y el para qué escribimos; este blog, como espacio con continuidad, fue hijo del resultado de las elecciones del 28 de Junio de 2009. La mayoría de nuestros blogs nació entre 2008 y 2009, cuando el proyecto político encarnado por el kirchnerismo y aliados parecía hundirse ante el avance de la derecha.

La visión que instalan los grandes medios es que seríamos algo así como una corporación de tipos a los que el gobierno les paga por hablar bien de él y denostar a opositores, pero como si fuera un algo organizado, un demoníaco monstruo de mil cabezas, presto a devorar a quien piense distinto.

Claro, no es de su conveniencia mostrar que fuimos naciendo, cada blog, en la medida en que se nos imponía por sobresaturación, una representación única de la realidad, emanada desde los grandes intereses corporativos; donde patronales que instigaron todos los golpes de estado se declamaban defensores de la institucionalidad democrática y de los derechos de los ciudadanos, donde una claque de políticos serviles, que nos empujaron durante décadas a la miseria (económica y moral) se arrogaban ser campeones de un republicanismo hueco. ¿Habrá que recordar, a esta altura, que la realidad fabricada de los grandes medios allá por el 2008 era unívoca, sin aristas ni matices, por lo tanto, autoritaria? No, nunca explicarán que luchar contra esto está en nuestro origen.

Así como tampoco jamás reconocerán nuestra independencia, que es absolutamente ética: nuestro blog se asume conscientemente dentro de una postura ideológica, dentro de una visión del mundo democrática, igualitaria, inclusiva, plural.

No ocultamos lo que nos anima; no hablamos desde ninguna objetividad: somos absolutamente subjetivos porque nos sentimos parte de la historia que se está transformando. Las empresas periodísticas presentan la máscara de su supuesta “objetividad”, que es la manera de encubrir los intereses que las guían.

Nadie determina una sola letra de nuestros escritos. No tenemos obligación alguna de escribir para nadie. Simplemente escribimos porque va en la línea de nuestro deseo.

Cada blog es un mundo. Somos una pluralidad de voces que, bajo el manto de lo que suele llamarse “lo nacional y popular” aportamos cada uno sus ideas, su mirada propia, su color, sus temas. Hay blogs que son eminentemente periodísticos, con información y análisis diarios, otros, más reflexivos, más temáticos, de aparición más esporádica.

Un detalle que no suele mencionarse: no todos nuestros blogs son necesariamente “K”: algunos de ellos (y muy buenos) son, por ejemplo, de amigos que participan del ideario de Proyecto Sur; otros, peronistas, progresistas: nada nos impide leernos y comentarnos con el mayor de los respetos, plantear nuestras diferencias y nuestras coincidencias. Este es otro punto que le sale mal: no somos sectarios, no bebemos de la fuente del pensamiento único.

El comentario, la lectura que hacemos del mensaje del otro, ésa es nuestra riqueza. No nos encapsulamos en nuestro pensamiento simplemente “bajando línea” como nos suelen etiquetar; al contrario, nos enriquecemos mutuamente en nuestra diversidad, en nuestra multiplicidad de miradas, en cada lectura.

No hay, como en grandes diarios, una columna escrita por “alguien que sabe” y un espacio dedicado a los lectores. En nuestros blogs, la lectura del otro forma parte del texto mismo. Esta horizontalidad es la que enriquece: es absolutamente frecuente que a partir del comentario de un texto se generen nuevos textos, se enriquezcan las temáticas, se abrochen cuestiones que en apariencia pertenecían a otro orden. Es de esta manera que nuestros textos toman vida, porque tenemos la alegría y la frescura de escribir sobre lo que queremos. ¿Podrá decirse lo mismo desde un diario?

Otra manera de descalificarnos es la de presentar las producciones de los blogs como construcciones rudimentarias, rústicas, carentes de estilo, proselitismo barato hecho por mediocres. Otro mito que se derrumba: hemos leído cosas maravillosas en los blogs, elevadas, disparadoras de pensamiento. ¿O acaso las racionalizaciones apolilladas y etimológicas de Grondona ó el odio intelectualizado de Morales Solá son el techo de la cultura? ¿Aguinis quizá nos debiera guiar hacia el bien escribir? (y bien pensar, claro)

En contraposición a la rutinaria tarea de intentar demoler al gobierno e intentar instalar alguna figura opositora como bandera, nuestra temática es absolutamente infinita: hablamos tanto de bombachas contaminadas como de cenas obs-cenas; de papel de diario barato y de programas cuya gracia es prender y apagar la luz.

Nuestra independencia también se hace evidente porque tenemos capacidad de instalar nuestros temas en la blogósfera, sin necesitar como condición sine qua non que el estímulo provenga de un diario. No tenemos detrás de nosotros un patrón que imponga el tema y la línea editorial. Esto también hace a la libertad de pensamiento, y a la posibilidad de crear.

Se nos critica desde los diarios justamente por hacer objeto de análisis y crítica a ellos, y a sus periodistas estrella, marketineros de la noticia. Lamentamos mucho la pérdida del beneficio exclusivo que habían tenido hasta ahora de convertirse en jueces de la sociedad, pero, bueno, comprendan que suscribimos ideas antimonopólicas…

Cuando se nos intenta presentar como una roca, un obstáculo rígido y duro puesto allí, demostramos ser agua, escurrirnos entre sus dedos, porque no obedecemos a nadie, a nadie más que al deseo de expresar nuestras ideas. Quizá por esto de vez en cuando, y con mayor frecuencia nos mencionan: no les somos indiferentes, y quizá, alguno, secretamente, sienta cierta envidia, o cierta nostalgia, por quienes no han vendido su alma al diablo.

10 comentarios:

Ovidio dijo...

Me gusta muchisimo este post , no voy a hacer disquisiciones acerca de el , como tal expresa una idea central de la blogueria ,la independencia en serio y no de pacotilla.
Saludos

Diego E. dijo...

Si bien coincido con todo el texto, el núcleo de mi visión sobre los blogs está en estas líneas:

(...) no es de su conveniencia mostrar que fuimos naciendo, cada blog, en la medida en que se nos imponía por sobresaturación, una representación única de la realidad, emanada desde los grandes intereses corporativos (...)

Y es precisamente lo que los irrita. Tenían un discurso blindado, único, sin fisuras. Y asfixiante.

Entonces aparecieron los blogs. Una fisura abierta gracias a la tecnología, que no supieron prever.

La figura que me gusta usar es la del cuento de H.C. Andersen: un chico que grita que el rey está desnudo, horrorizando y abriendo los ojos del resto del pueblo.

Ahora, en lo que hace a Roberts, repito lo que ya escribí en el blog de Eva: no me parece necesario darle entidad a este monigote. Ni es tan poderoso como pretende mostrarse, amparado en el poder de sus patrones, ni tiene la altura intelectual para sentarse a mantener una discusión entre pares.

Diego E. dijo...

Y los escribas siguen

http://www.clarin.com/opinion/patoteros-todoterreno_0_317968202.html


Probablemente se merezca una respuesta. Pero no tengo ganas de darle la mía.

Eva Row dijo...

Magnífico post Sujeto.

Diego, acabo de leer la nota de Clarín, ahora nos llaman "patota".

Sujeto de la Historia dijo...

Ovidio, Diego, Eva
Gracias por sus comentarios; como dice el post, forman parte del texto.
Lamentablemente para ellos, nosotros seguiremos escribiendo.
Saludos para todos

Rafa Cuadrado dijo...

Había leído la nota del sujeto al que refiere Sujeto, y sólo me sugirió medianía gris, un intento de que le respondamos y ser por un momento el centro del universo. Ahora que generó pensamiento, algo que no incluía en origen, la comento:
Coincido básicamente con lo que decís sujeto, pero me interesa mucho hacer el centro en la pluralidad de lo que pretenden rotular como "K". Me jode un poco, debo confesarlo, el uso de la letra K en función adjetiva. Porque intenta minimizar y despreciar. Aunque sé que parte de la ignorancia, del no entender de qué se trata, lo que es palpable con sólo leer el panfleto que da origen a este intercambio.
Pero es probable que les haya salido el tiro por la culata, porque finalmente asumimos el rótulo como propio, incluso la larguísima lista de los incluidos bajo él que no lo somos técnicamente. Probablemente preferimos ser “K”, aún no siéndolo, a la medianía, a la mala leche, a la chicana altisonante, a la simplificación gris. Si nos preguntan de qué lado estamos, nuestra respuesta es que sintonizamos la Nac&Pop, porque nos gusta más su melodía.
Como diría La Parodi: van contigo y conmigo, no contaban con eso.
Como reza el cierre de tu nota, cree el ladrón que todos son de su condición; se han olvidado, quizá nunca lo supieron, que las buenas personas somos muchos...

Sujeto de la Historia dijo...

Rafa:
Totalmente de acuerdo con vos. De hecho, no soy peronista, soy un viejo seguidor del PI. Y es como vos decís nomás, somos "K" en la medida en que esto sea un proceso nacional y popular, somos "K" porque es quien enfrenta a la prepotencia del garquismo (agrario, financiero, industrial). Diría que somos lo que debemos ser en este momento histórico, porque estamos donde debemos estar parados, con nuestras diferencias de pensamiento, pero con convicción de pueblo. Después, si quieren, que nos llamen como quieran, da lo mismo.
Gracias por tu aporte, creo fervientemente en lo que escribí que tu lectura forma parte del texto.
Un Abrazo

P.S.: pasame por favor la dirección de tu blog para ponerlo en mi blogroll.

Sujeto de la Historia dijo...

Rafa:
Totalmente de acuerdo con vos. De hecho, no soy peronista, soy un viejo seguidor del PI. Y es como vos decís nomás, somos "K" en la medida en que esto sea un proceso nacional y popular, somos "K" porque es quien enfrenta a la prepotencia del garquismo (agrario, financiero, industrial). Diría que somos lo que debemos ser en este momento histórico, porque estamos donde debemos estar parados, con nuestras diferencias de pensamiento, pero con convicción de pueblo. Después, si quieren, que nos llamen como quieran, da lo mismo.
Gracias por tu aporte, creo fervientemente en lo que escribí que tu lectura forma parte del texto.
Un Abrazo

P.S.: pasame por favor la dirección de tu blog para ponerlo en mi blogroll.

Roque dijo...

Hola Sujeto, me parece atinado tu comentario "...somos absolutamente subjetivos porque nos sentimos parte de la historia que se está transformando.", me parece que un poco en esa síntesis radica la idea de la libertad de expresión tan vapuleada por estos días, al punto que Lilita (des)Carrió esta mañana se rasgaba las vestiduras por las cosas que este gobierno le hace a Clarín (Fibertel y Papel Prensa, específicamente), demostrando el ataque a la libertad de expresión. En todo momento demuestran que el grupo de la oposición opera por cuneta y orden del monopolio mediático para mostrar una fachada democrática que termina siendo fantochada. El domingo 15 publiqué en mi blog (rajá turrito) algunas declaraciones del Sr. Lanatta en el programa de Pergolini en el cual se explayaba sobre los boludos que proliferan en los blogs pensando que hacen poesía o periodismo, lo cual para él era un problema. Que va'cer, son los signos de los tiempos, alguien decía que si los perros están ladrando los dejen ladrar!

Sujeto de la Historia dijo...

Hola Roque
Gracias por tu opinión. Voy a pasar por tu blog para leer al insigne periodista.
El tema que nunca les va a cerrar a ellos es que nosotros, con nuestra libertad de expresión, ponemos al descubierto su libertad de empresa.
Un Abrazo